Revista

Marzo/Abril 2013: A la sombra de un árbol torcido

Hijo de un alcohólico, creció imitando a su padre

Mi primer trago me lo bebí a los cuatro años de edad con mi padre. Estábamos en una cantina y él pidió un trago, recuerdo que le pregunté: “¿y el mío papá?” Mi padre ordenó un vaso a medio llenar para mí. “Para mi hijo” dijo, “me siento orgulloso de mi hijo que salió igual a su padre”. Yo no sabía entonces, ni creo que él tampoco, a lo que me estaba enfrentando en ese momento.

Tiempo después mis padres se separaron y eso obviamente trajo cambios. Yo quería estar con mi padre y también con mi madre, pero eso no era posible, tuve que quedarme con mi... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.