Revista

Marzo/Abril 2013: A veces tengo que callar

Para llegar a Alcohólicos Anónimos tuve que pedirle a mi esposa que me acompañara.

Aunque yo andaba borracho Me recibieron muy bien y me dieron la información necesaria. Yo quería dejar de emborracharme y ser honesto conmigo mismo. Me dieron un formulario para hacerme un inventario, lo hice, y me di cuenta que yo ya no podía dejar la bebida por mí mismo, sin ayuda era imposible.

Seguí asistiendo a las juntas pero me costaba creer lo que decían. Sabiendo que desde niño tuve un carácter desobediente me sentaba al frente para verlos a la cara y oírles mejor. Nunca me... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.

Related Items:

Batalla campal