Revista

Marzo/Abril 2013: A veces tengo que callar

Para llegar a Alcohólicos Anónimos tuve que pedirle a mi esposa que me acompañara.

Aunque yo andaba borracho Me recibieron muy bien y me dieron la información necesaria. Yo quería dejar de emborracharme y ser honesto conmigo mismo. Me dieron un formulario para hacerme un inventario, lo hice, y me di cuenta que yo ya no podía dejar la bebida por mí mismo, sin ayuda era imposible.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.

Related Items:

Batalla campal