Revista

Marzo/Abril 2013: Dejando la niñez atrás

Cuando llegué a mi grupo base no vine por mí. Traje a mi ex esposo para que me lo compusieran y por la gracia de Dios yo me identifiqué y acepté ser una alcohólica. Pasaron dos años y entonces sentí la fuerza para terminar una relación de 30 años. Tuvimos seis hijos, imaginen el daño que puede causar una familia encabezada por dos alcohólicos.

Creo que nunca hubiera encontrado el valor para llegar a un divorcio sin beber. Trabajando el programa con honestidad y con la guía de mi madrina, me di cuenta que yo tengo el deseo de sanar y conocerme a mí... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.

Related Items:

Con el diablo en el cuerpo