Revista

Marzo/Abril 2013: “Un lujo que no puedo darme”

El resentimento se desvance y se transforma en amor

Cuarto Paso: Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

Cuando AA comenzó a ayudarme pude darme cuenta de muchas cosas y pude sentir la diferencia. Tenía poco más de veinte días en un centro de recuperación ubicado en la ciudad de Atlitco, México. Mi cabeza estaba en completa confusión, pues para mí los culpables de mi triste situación eran muchos, la sociedad y la mala dirección del gobierno mexicano. Pero la culpable número uno era mi madre.

Yo no podía olvidar y mucho menos perdonar todas y cada una de sus maldiciones y de sus... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.