Revista

julio/agosto 2011: Me buscaron hasta en la morgue

Un buen momento se transforma en una pesadilla interminable

Con los ojos enrojecidos de llanto.

Un día salí de casa dispuesto a pasar un buen momento con mis amigos ya que era la semana aniversario de mi universidad, comenzamos en el mismo recinto universitario bebiendo ron, en ese momento todo parecía salir como lo había planeado, es decir, “hoy me voy a comportar y a pasarla bien”.

Pasaron las horas, el licor aún no lograba el efecto que yo quería, fuimos a la calle a beber y me sentí mareado y con ganas de hacer cosas que nunca hubiera hecho sin licor, empecé a cortejar a mis amigas, insinuándoles obscenidades, ellas accedían con facilidad y fue en ese momento... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.