Revista

julio/agosto 2011: Viaje a ninguna parte

Esperaba encontrar la solución cambiando de lugar

Me fui a vivir a otro estado.

Los sueños que tenía de niño eran muy buenos, pero el alcohol me los arrebató. Sin saber que me convertía en un alcohólico en potencia, a una temprana edad empiezo a vivir la vida nocturna. Durante mi adolescencia las relaciones con mi padre fueron motivo de gran frustración y excusa para querer evadirme. Cuando mi padre llegaba y empezaban los problemas, era el momento adecuado para poder liberarme de todos los tormentos con los efectos del alcohol.

Empecé a ser desobediente y a conducirme de manera deshonesta. Vine a los Estados Unidos en busca de cambio para mi vida pero... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.