Revista

septembre/octubre 2011: Amores que matan

Entre ellos sólo había alcohol, locura y violencia

Mi marido quiso matarme.

Estuve 20 años bebiendo y durante ese tiempo fui encarcelada por conducir ebria, perdí trabajos, me fracturé un hombro y sufrí una dislocación vertebral, todo por causa del alcohol.

Mis hijos quedaron muy afectados por la neurastenia inducida por los tragos. Además siempre los puse como árbitros en las discusiones con mi esposo, pues yo quería siempre tener la razón.

Un día la violencia entre nosotros llegó a tal punto que mi marido quiso quitarme la vida, pero afortunadamente llegué a escapar, mi hijo llamó a la policía y ellos lo arrestaron. Al salir, le... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.