Revista

septembre/octubre 2011: Llegué tronada

Aunque lleva poco tiempo, los cambios se notan

Todo me valía nada, mis hijos, mi familia.

Yo no lo pensé mucho antes de llegar a AA, pero aquí estoy. Tengo poco tiempo, y digo que no lo pensé porque hace un año cuando hablé por teléfono con mi mamá, ella me preguntó si yo estaba igual que mi papá, yo odiaba a mi papá y no me gustó la comparación, al otro día me fui a AA. Así nomás, simplemente me fui al grupo por información y me quedé.

Llegué al grupo con una gran depresión, con un odio a los hombres muy fuerte. No los podía saludar, ni mirar a los ojos, a todos los veía muy feo, mi depresión me llevó al grado de querer suicidarme. Tomé pastillas... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.