Revista

Miedos y secretos, enero/febrero 2014

En el grupo pudo, por fin, hablar de lo que le atormentaba

Recuerdo el día que me di cuenta de qué era AA.

Yo asistía una vez por mes a un programa especial ordenado por la corte, después de haber obtenido una multa por segunda vez, por conducir bajo la influencia del alcohol.

Llevaba alrededor de seis meses asistiendo a ese programa cuando unos compañeros de un grupo de Alcohólicos Anónimos de San José, California, vinieron a pasar información.

La verdad no les creí ni una palabra de lo que nos estaban compartiendo. Era imposible que ellos pudiesen compartir hechos tan graves. Me dije a mí mismo que estaban locos,... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.