Revista

Autoestima, enero/febrero 2014

No pudo ser una buena madre, pero hoy tiene la oportunidad de ser mejor abuela

Nací en una familia de clase media, mi padre era maestro de escuela. Casi no recuerdo mi infancia, mi madre, ama de casa, hacía hasta lo imposible porque tuviéramos qué comer. Ahora lo entiendo, mi padre era alcohólico y derrochaba el dinero en las cantinas.

De niña yo le tenía terror a los borrachos, aunque no recuerdo haber visto que mi padre haya agredido físicamente a mi madre. Ella nos protegía, lo conocía perfectamente y cuando no llegaba temprano nos llevaba a dormir a casa de mi abuela.

Nos mudamos a otra ciudad en la frontera y ahí conocí a mi esposo, yo... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.