Revista

¿Diagnóstico equivocado?, marzo/abril 2014

Después de muchas veinticuatro horas, su programa sigue siendo un día a la vez

Algunos de los miembros de AA no alcanzamos a reconocer todas las bendiciones que Dios, en su infinita bondad, nos ha concedido antes y después de llegar a AA. Digo esto por mi propia experiencia y por lo que he escuchado de muchos cientos de compañeros y compañeras de AA, en diferentes grupos de Centroamérica, México, Estados Unidos y parte del Canadá, en donde he tenido la dicha de compartir y de escuchar una gran variedad de historias.

Algunas de esas historias son muy parecidas a las mías. Nací en 1945, en un lugar muy apartado de la civilización, la finca “El cerro... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.