Revista

Dieciocho años, marzo/abril 2014

En la cárcel tuvo dos opciones: hundirse o cambiar

Fui expuesto al alcohol desde muy temprano en mi vida, mi padre es alcohólico, mi hermano también. A los trece años tuve mi primera borrachera, mi hermano nos invitó a mí y a mis demás hermanos a cenar. Como él estaba tomando cerveza, ordenó cervezas para todos menos para el más pequeño.

Cuando pidió la cuenta yo estaba tomándome mi primera cerveza y tenía cuatro más en la mesa, mi hermano me dijo que si no me terminaba todas las cervezas, no pagaría por mi cena. Me las tomé todas y quedé desorientado, me llevaron a la casa y me acostaron. Yo no recuerdo cómo... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.