Revista

EL más fregón, marzo/abril 2014

Bajo una apariencia de superioridad se escondía un alcohólico que necesitaba ayuda

Nací en Guadalajara, Jalisco, México, crecí en una familia disfuncional, mis padres peleaban constantemente por falta de dinero en la casa, y para resolver los problemas de dinero mi padre empezó a vender droga.

En casa había fiestas todos los fines de semana. Mi padre comenzó a beber constantemente y cuando ya estaba borracho me daba cerveza. No me agradaba mucho el sabor, pero él me decía: “esto lo toman los hombres”.

Yo a esa edad quería ser un hombre y, con el tiempo, me dio curiosidad por probar lo que vendía mi padre. Robaba y luego consumía el botín con... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.