Revista

Enamorándola, marzo/abril 2014

No sólo aprende a dejar de beber, también aprende a querer

Como un sueño lejano llegan a mi mente imágenes que me hacen viajar al pasado, cuando me casé.

En esas imágenes aparecen cosas que me hicieron reír, gozar, y vivir la vida en toda su plenitud, y aunque sé que no puedo regresar al pasado para corregir tantos errores cometidos, sé que si mi artículo llega a alguien que pueda evitar hacer el daño que causé, y que, más que nada, me causé a mí mismo, sabré que este historial ha servido de algo.

Antes de casarme yo había tenido una que otra borrachera, y todo había sido algo que no había dejado huellas tan... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.