Revista

Enfrente del bar, marzo/abril 2014

Recuerda el tiempo en que el falso orgullo le impedía conocer su enfermedad

Hace ya diez años que llegué a Alcohólicos Anónimos y cada vez que paso el mensaje a alguien que llega por primera vez y sobre todo si es mujer como yo, desde la tribuna con la cara limpia y la frente en alto, digo: “Soy Ivonne y soy una enferma”.

Recuerdo que hace unos años estaba sentada en la acera, enfrente de un bar de “renombre” en mi ciudad natal. Estaba tan tomada que en ese momento no me importaba si tenía un aspecto deplorable. Junto a mí, un desconocido compartía un cigarro conmigo, yo no fumaba pero, qué ironía, en ese tiempo pensaba que me daba un... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.