Revista

Obsesiones, marzo/abril 2014

El alcohol era su antigua tribuna, hoy en AA tiene una nueva

Recuerdo que en el año 1982 empecé a probar una cerveza muy conocida en el D.F., en México.

De verdad que sabía amarga, pero cuando la bebía me producía la sensación de ser diferente y me daban ganas de hacer sexo y admiraba ver mis partes masculinas porque en mi mente vagaba una idea de que al tener esa parte, yo era envidiado por los demás.

A través de amigos con más edad que yo, conocí el mundo de cantinas y prostitutas. Motivado por esos mismos amigos, y con la ayuda del alcohol, tuve mi primera experiencia sexual a los dieciséis años y de repente me sentí... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.