Revista

Como un auto

Necesitaba una revisión completa, para volver a rodar por una nueva carretera

El día de hoy me he mantenido sobrio y he reflexionado acerca de mis actitudes erróneas del ayer. Gracias al examen de conciencia moral de mi persona, he comprendido la gravedad de mi enfermedad emocional y espiritual. Mi falta de control de la bebida, queriendo siempre escapar de mi realidad.

Yo fui como aquellos autos que se desplazan vertiginosamente por carreteras y autopistas. El vehículo no tenía ninguna falla, sólo le hacía falta combustible, o sea, alcohol, para llegar adonde fuera y causar la admiración de otras personas por el buen aguante.

Obviamente, a los... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.