Revista

El “don” de ser una mujer sobria

Nunca imaginó que recuperaría la dignidad

Crecí odiando a los borrachos, llamándolos tontos y ridículos. Pero en la vida, si uno no está despierto espiritualmente, podemos caer en las garras de lo que más odiamos.

Llegué a Alcohólicos Anónimos en el mes de febrero de 1982 arrastrando un alcoholismo de muchos años ya que en mi familia el alcohol era algo indispensable para festejar.

Llegué a mi primera junta, divorciada y con cinco hijos. Mi esposo tenía otra relación y yo tenía toda la responsabilidad de llevar a un feliz término la crianza y la... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.