Revista

De la edición de Mayo 2014.

El “don” de ser una mujer sobria

Nunca imaginó que recuperaría la dignidad

Crecí odiando a los borrachos, llamándolos tontos y ridículos. Pero en la vida, si uno no está despierto espiritualmente, podemos caer en las garras de lo que más odiamos.

Llegué a Alcohólicos Anónimos en el mes de febrero de 1982 arrastrando un alcoholismo de muchos años ya que en mi familia el alcohol era algo indispensable para festejar.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.