Revista

La revista y yo

Ser un RLV lo benficia a el a la familia

Primeramente recuperé mi sobriedad física, con la práctica de los Doce Pasos, que para mí ya no son sugeridos. Al pasar algunas veinticuatro horas he recuperado muchas cosas, sobre todo mi dignidad como ser humano, que había perdido a causa del alcoholismo.

Mi familia y los seres que me rodean me respetan y me aprecian sólo por el hecho de no ser un borracho. Como RLV o Representante de La Viña estoy aprendiendo muchas cosas, motivando a los compañeros de mi grupo base para suscribirse a la revista y para que manden sus experiencias en Alcohólicos Anónimos.

Así, en... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.