Dos derrotas

Su ego le jugó una mala pasada de la que hoy se recupera

Soy un alcohólico que ha tenido la dicha de experimentar el servicio de AA de dos maneras. Comparto esta experiencia esperando tocar sus corazones y que se identifiquen.

Me inicié en Alcohólicos Anónimos hace veintiocho años con una derrota suficiente como para que Dios me quitara el egocentrismo, que es en realidad la causa fundamental de todos nuestros fracasos.

Dejé de beber y me dediqué a leer toda nuestra literatura y a asistir todos los días a las juntas. No es de extrañar que por mucho tiempo fuera un generador de confusión en vez de armonía. ¿Se imaginan a... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.