Revista

De la edición de Julio-Agosto 2014.

Soy un milagro

Dejar de beber parecía, en su caso, imposible

Llegué al programa hace trece años y desde mi llegada he dejado de beber.

Tuve un padre que tomaba los fines de semana. Cuando estaba borracho era buen padre, nos daba todo, pero cuando no tomaba y estaba en casa, era colérico y gritón. No quería que jugáramos sino que cumpliéramos con las cosas de la casa. Yo le tenía miedo y eso influyó, en mi alcoholismo, porque los temores me acosaron durante la escuela y la secundaria, tuve profesores que con sus castigos me acentuaron ese miedo.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.