Revista

Una oportunidad

Comencé a beber cuando tenía once años de edad, pero yo ya había probado el alcohol, puesto que mi padre me daba tragos de cerveza cuando bebía.

Mi carrera alcohólica transcurrió al mismo tiempo que asistí a la escuela, cuando terminé la carrera mi enfermedad se hizo más activa. Comencé a trabajar y empeoró la situación. Aunque mis padres ya notaban el efecto del alcohol en mí, yo, en cambio, sentía que era independiente, autosuficiente y que lo sabía todo.

Decidí emigrar a los Estados Unidos porque me aburría la rutina de mi pueblo. Creí que ahí... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.