Revista

De la edición de Septiembre-Octubre 2014.

“Que no te pase lo mismo”

El amor de padre, un día a la vez

Llegué a Alcohólicos Anónimos cuando todavía estaba soltero. Me metí en el alcoholismo, sin que nadie me dijera y exigiera cómo debía comportarme, mis padres tuvieron que vivir lejos y yo me quedé cuidando de mis hermanos. Esto me hizo sentir que tenía toda la autoridad para hacer y deshacer en mi vida. Sin darme cuenta pasaron los años y de pronto, sentí que tenía problemas.

La primera vez que asistí a un grupo de AA fue en una reunión de información, fue una experiencia algo fuerte ya que se trataba de un grupo fuera de serie, al que, siguiendo una sugerencia, fui porque estaba cerca de mi casa.

-- Jorge H.

Denver, Colorado

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.