Revista

septiembre/octubre 2012: Memorias de un barman

Cae en la tentación de ser infiel con una compañera de trabajo

A la edad de catorce años me quedé solo en las calles de la gran ciudad de México. Mi madre me abandonó cuando yo tenía nueve años y unos años más tarde mi padre falleció de diabetes. Padecí hambre, soledad y miedo durmiendo en los terminales de autobuses o en pórticos de comercio.

Para sobrevivir cargaba canastas en los mercados a cambio de unas monedas.

Con la ayuda de un conocido encontré una manera de vivir mejor, conseguí un empleo y estudié para ser barman.

A los 22 años me casé, con el plan de que mi esposa y mis hijos no sufrieran lo que yo... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.