Revista

septiembre/octubre 2012: El mundo que yo construí

En mis días de alcohol y drogas, sólo absorbía el gusto, placer y alegría que éstos me producían sin entender el camino hacia dónde me iba encaminando.

Hubo desunión en mi familia, alejamiento de mis padres, pérdidas de trabajo, y pérdida de la libertad.

Buscando una solución llegué a la iglesia y me encontré con algo que me hacía falta, la fe. Necesitaba un apoyo para salir de las penas, la tristeza y la soledad. El alcohol y las drogas me habían encerrado en un corral.

¿Encontré solución en la casa de Dios?

La respuesta es ¡sí! Durante los... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.

Related Items:

Fórmula fatal