Revista

De la edición de Noviembre-Diciembre 2015.

Vida a mis años

Comparte su alegría de vivir en AA

Llegué a Alcohólicos Anónimos un 5 de febrero de 1974. Contaba con 31 años de edad, dos años casado con una mujer cinco años menor y sin hijos. Me sentía frustrado, angustiado, decepcionado y en estado de desesperación pues había fracasado en mis mejores intenciones de lograr la felicidad junto al ser que amaba y, tal y como la mayoría de las personas lo hacían, de beber alcohol “socialmente”.

Con la asistencia a las reuniones de AA fui comprendiendo que mi situación no se debía a la falta de fuerza de voluntad, ni porque yo fuese una mala persona, ni porque Dios me estaba castigando sino porque, simplemente, soy un enfermo alcohólico. Que esta condición es para toda la vida pero que si quería encontrar una mejor forma de vivir, el programa de AA ofrece una solución basado en principios espirituales de amor y servicio.

-- Luis Raúl H.

Arecibo, Puerto Rico

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.