Revista

noviembre/diciembre 2012: Bebiendo en el camino

En el primer año de sobriedad visita a su familia

Como todos los años, en 1994 regresé a Michoacán, en esa ocasión tenía un año sin beber.

Llegué a Alcohólicos Anónimos enviado por la corte y comencé a asistir a las reuniones una vez a la semana. Cuando terminé el compromiso me metí de lleno al programa y ahí pude ver ciertos cambios en mi persona. Ya podía yo convivir con la familia, ahora tenía tiempo para ellos, sacaba a los niños al parque, los llevaba a comer afuera.

En diciembre de ese año viajé en carro a mi país para visitar a la familia. En mis viajes anteriores compraba las botellas de alcohol y... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.