Revista

Enero/Febrero 2013: La solución diaria

En Alcohólicos Anónimos encontré la solución. Llegué a mi primera junta en el 2007 por medio de un segundo DUI.

Recuerdo mi llegada como si fuera ayer. Iba manejando a casa después de tomar unas copas y me detuvo un policía. Fui a la cárcel y no puedo olvidar que dentro de la cárcel yo lloraba de miedo y desesperación.

Salí al otro día con una cruda tremenda y con ganas de curármela llamé a un amigo para que me llevara en su auto a tomarme una cerveza. Esa semana no pude dormir porque dentro de mí algo me decía que yo había fallado como esposo, como padre,... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.

Related Items:

Un día más sin beber