Revista

Enero/Febrero 2013: Reconoce su problema

Creí que no tenía problemas, que no era alcohólico, imaginaba que un alcohólico era una persona que empujaba un carrito con un perro al lado. Estudié sicología, tenía un buen trabajo, casa y familia. ¿Cómo podría ser un alcohólico?

Tenía años tomando, inclusive asistí a la universidad tomado y drogado, pero no, yo no tenía problemas. Todos me hacían hincapié de mi problema. Mi carrera bebetoria empeoró y empecé a adquirir nuevas adicciones. Como me gustaban mucho los casinos, no solo perdí mi dinero, sino que bebía sin parar. Descuidé mi trabajo y lo perdí, fue entonces que me enfrasqué en la idea de buscar una solución a mi problema: “matarme”.

This is a preview. To view the full article, use the link below to begin a free 7-day trial!

Related Items:

Recuerdos de ese primer año