Apadrinamiento

De la edición de Diciembre-Enero 2016.

Supo guiarme

Conversando con su padrino descubre su pasado

Desde mis inicios en AA, escuché que lo primero que un recién llegado tenía que hacer, era buscar un padrino. Por algún tiempo me fue difícil elegir un compañero para que me apadrinara. Pero lo encontré, elegí al compañero que más tiempo tenía en el grupo. Hoy estoy convencido que el Poder Superior te pone las cosas y las personas en tu camino. La verdad es que yo no podía haber encontrado mejor padrino. Cuando yo estaba comenzando en AA, él supo guiarme a trabajar el programa. La primera enseñanza era sobre la importancia de la honestidad en mi recuperación. Mi padrino me llevó a diferentes grupos y aunque yo aún estaba renuente a escuchar, él supo cómo explicarme lo importante que era salir a compartir a otros grupos, escuchar diferentes historiales, y así entender cómo trabaja el programa, además de comprender la magnitud de mi enfermedad.

El siguiente paso fue trabajar con mi aceptación, ahí yo ya empecé a contradecir y objetar la manera en la que mi padrino llevaba a cabo el apadrinamiento. Más tarde me di cuenta que mi mente alcohólica estaba luchando por regresar a las cantinas. Cuando empezamos a trabajar en lo personal, mi padrino me dijo que yo tenía que escarbar en mi historial y tratar de encontrar las razones de mi alcoholismo y drogadicción. Esto resultó bien interesante, ya en esa época yo no me acordaba mucho de mi niñez, pero escuchando los historiales de otros compañeros pude acordarme de muchas cosas. Primero pensé que había sido la falta de amor en casa, ya que fui criado por un padrastro tremendamente machista, que nos golpeaba mucho a mí y a mis hermanos, y una madre sumisa, que se sometía a esa manera de crianza.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.