Revista

Mayo/Junio 2013: tan enfermo como mis secretos

Encuentra en nuestra comunidad, personas dispuestas a escuchar

Mi historia comienza igual que la de muchos alcohólicos: una familia disfuncional, una infancia llena de frustraciones y resentimiento con mi familia y con la sociedad.

Crecí en un hogar en el que debido a las condiciones de pobreza en las que vivíamos, había promiscuidad. Como consecuencia de esto soporté por varios años el abuso sexual de un familiar. Por miedo al castigo y al sentimiento de culpa no hice nada por detenerlo hasta que cumplí los diez años y tuve el valor de confrontar a mi abusador y decir basta.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.