Revista

Mayo/Junio 2013: la felicidad en nuestras manos

Al borde del divorcio, hace un esfuerzo por cambiar

Llegué derrotado a Alcohólicos Anónimos en 1980, mi esposa ya no deseaba verme ni en pintura.

Cuando dejé de beber me pidió elegir entre AA o ella. Mi respuesta fue AA, duramos en esa situación dos años hasta que el proceso legal de separación estuvo terminado.

Después de un tiempo no muy largo me casé con mi actual esposa y esto tampoco ha sido fácil. Desde el principio le dije que yo estaba en un proceso de dejar de beber y que tenía que asistir a las reuniones de Alcohólicos Anónimos.

Pasaron los años y las discusiones continuaron, ella no entendía... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.