Revista

Mayo/Junio 2013: cierra una puerta y abre otra

Una pequeña decisión cambia su vida por completo

La curiosidad, la ignorancia, lo que sea, me llevó un día a beber aguardiente. Unos muchachos mayores que yo me habían invitado y me bebí el primer trago en un vaso pequeño. Con el segundo trago sentí el calentón en el estómago, una veladita le llamamos en mi país, es decir, un vaso pequeño.

En medio de las risas de los muchachos el alcohol se me fue subiendo al cerebro y empecé a experimentar un mareo y mucha alegría. Sentí felicidad y satisfacción. Los complejos, la tristeza, los sufrimientos, los malos recuerdos, el mal trato, todo desapareció en un... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.