Revista

Julio/agosto 2013: Ebrio al volante

La corte le recuerda su último problema

A los catorce años de edad abandoné el hogar de mis padres creyendo que podía vivir solo, el alcoholismo había empezado a desarrollarse en mi vida. Cuatro años después emigré a los Estados Unidos con la creencia de que todo iba a cambiar.

En poco tiempo tuve mi primer problema con la ley en el estado de Connecticut, fui detenido por intoxicación alcohólica, y no dejé de beber. En 1988 tuve mi segundo DUI y el juez me mandó a Alcohólicos Anónimos.

Pero era más fácil cambiar de estado que enfrentar la realidad. Para el año 1990 el fondo que había tocado era... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.