Revista

Julio/agosto 2013: El final de mi condena

Gracias a las juntas en la cárcel,
su vida adquiere otra dimensión

He permanecido sobrio durante los ocho años que llevo encerrado, cumpliendo una condena en la prisión. Fue aquí que conocí toda la sabiduría que AA le ofrece a quienes la necesitan.

Aunque mi condena está casi por terminar y pronto saldré de la prisión, no quiero abandonar mi programa de AA. Mi vida tiene ahora un inmenso valor, he aprendido a ser honesto conmigo mismo y ahora deseo compartir esto con toda mi familia.

Si yo no hubiera asistido a una junta de AA en la prisión, mi vida hoy sería ingobernable, no sabría cómo llevar las riendas por el... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.