Revista

Julio/agosto 2013: El valor de aceptar

Por razones legales, regresa a su país de origen

Llegué hace tres años al grupo Esperanza de AA, derrotado, sin familia, pero con ganas de seguir vivo y queriendo dejar de beber. Empecé a vivir el proceso, “el año de oro”, le llamaban, y yo pensaba que en ese año, por haber dejado de beber, me ganaría la lotería.

Pero no fue así, batallé y sufrí. Cada vez que me subía a la tribuna actuaba como si estuviera en el departamento de quejas. Me quejaba porque con frecuencia se me descomponía el carro o no había trabajo. Me sucedían esas cosas y no entendía nada y me enojaba aun más cuando los compañeros decían... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.