Revista

Julio/agosto 2013: Los milagros existen

Una historia triste con un final sorprendente: la recuperación de un alcohólico

Mi historia comienza en un pueblito del estado de Guerrero en México. Mis primeros recuerdos son de carencias económicas y la ausencia de mi padre, que por alguna razón trabajaba en un pueblo vecino. A veces él llegaba y era como en las películas oyendo los cascos del caballo acercarse en la noche lluviosa, ver a mi padre entrar y abrazarnos.

El tiempo pasó y una vez más mi padre se ausentó, estaba en prisión, como al año salió y yo me sentí muy feliz. Mi felicidad duró muy poco ya que pasados unos meses mi padre volvió a desaparecer.

Ya en ese tiempo empezaba a... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.