Revista

Julio/agosto 2013: Mirando el ganado

Del campo a la ciudad, del sufrimiento a la sobriedad

Nací en un hogar muy pobre y empecé a trabajar a los nueve años de edad. Le pedí a mi madre que dejara a mi papá porque la maltrataba mucho y yo ya me sentía capaz de mantenerla. Mi madre me contestó, “no sabes lo que dices”. Así transcurrió el tiempo y más me daba cuenta yo que no valía la pena vivir con mi papá, ni seguir su ejemplo, “yo no voy a ser como él” me decía a mí mismo, a los once años de edad.

En el trabajo, mi patrón me mandaba a traer una botella de licor y nos íbamos al campo a ver el ganado, ahí nos sentábamos, él se servía una copa y a... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.