Revista

Julio/agosto 2013: Sí, soy alcohólico

En cada miembro de la comunidad de AA está el salvavidas que necesita para seguir sobrio

Hoy le doy gracias a mi Poder Superior y a todos los Alcohólicos Anónimos por concederme la sobriedad.

Tengo el privilegio de haber llegado a este programa en octubre de 1991 y quiero contarles lo que este programa me ha beneficiado a mí y a mi familila. Al principio me fue muy difícil aceptar que yo padecía de esta enfermedad llamada alcoholismo pero, gracias a mi Poder Superior y mediante un Paso Doce, llegué a un grupo en la ciudad de México.

Mi alcoholismo se inició cuando yo tenía la edad de ocho años, poco después de la separación de mis padres provocada... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.