Revista

Julio/agosto 2013: Sí, soy alcohólico

En cada miembro de la comunidad de AA está el salvavidas que necesita para seguir sobrio

Hoy le doy gracias a mi Poder Superior y a todos los Alcohólicos Anónimos por concederme la sobriedad.

Tengo el privilegio de haber llegado a este programa en octubre de 1991 y quiero contarles lo que este programa me ha beneficiado a mí y a mi familila. Al principio me fue muy difícil aceptar que yo padecía de esta enfermedad llamada alcoholismo pero, gracias a mi Poder Superior y mediante un Paso Doce, llegué a un grupo en la ciudad de México.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.