Revista

Alas de mariposa, septiembre/octubre 2013

Uno de nuestros primeros clase A explica por qué siente afecto por los miembros de AA

Foto: Mauricio V.

En la parte más baja de la escala social de la sociedad de AA están los parias, los intocables y los excluidos, todos sin privilegios y todos los conocidos por un epíteto excoriante: los parientes.

Yo soy un pariente. Yo sé cuál es mi lugar. No me quejo. Espero que a nadie le importará si me atrevo a confesar, a veces de manera quejumbrosa, que a veces, ¡ay!, muchas veces, desearía ser un AA y el motivo es que considero que los miembros de AA son las personas más encantadoras del mundo.

Tal es mi opinión. Como periodista, he tenido la fortuna de conocer a muchas de... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.