Revista

Ganándole a la tristeza, septiembre/octubre 2013

Con la ayuda de su padrino, lucha por alcanzar la sobriedad emocional

Llegué a un grupo de AA porque deseaba recuperar la familia. Mi esposa me había dejado, estaba desesperado, me sentía traumatizado pues era mi segundo fracaso matrimonial. Se podría decir que estaba loco y obsesionado, yo tenía la idea de que mi esposa iba a regresar, pero las esperanzas se alejaban cada día más.

Cada vez que subía a la tribuna era sólo para conmiserarme, pero aun así seguía asistiendo al grupo. Estaba muy deprimido y me sentía muy solo, como cuando era niño. Mi madre solía preguntarme qué me pasaba y yo me quedaba callado. Mi padre llegaba borracho y la golpeaba, eso me daba mucho miedo, sufría en silencio y me convertí en un niño tímido. Fueron tantas cosas las que pasé en mi infancia, nunca tuve ganas de superarme, ni de estudiar.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.