Revista

Mayo/junio 2011: La última fiesta

En menos de un minuto todo cambió para él

Crecí odiando a los borrachos, llamándolos estúpidos y ridículos. Pero en la vida si uno no está despierto espiritualmente podemos caer en las garras de lo que más odiamos. Nací y crecí en Oaxaca, México. Somos diez hermanos en una familia de bajos recursos donde se sufrió mucho, especialmente el abuso físico y verbal de mi padre.

Mi padre le daba malos tratos a mi madre, los celos enfermizos de mi padre alcohólico no permitían que mi madre y mis hermanas salieran ni a la puerta. Más de una vez mi madre y mis hermanas fueron a trabajar para poner pan en la mesa y eso... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.