Revista

Mayo/junio 2011: Mi antídoto

Atravesando los muros de la cárcel con palabras

Queridos amigos alcohólicos, quiero agradecerles por compartir conmigo sus vivencias y por permitirme compartir las mías con ustedes. Se siente bonito saber que las palabras que brotan de nuestro corazón lleguen a las manos de más de once mil personas. Yo les escribo desde la prisión, lugar oscuro en donde me trajo mi enfermedad, y desde aquí el hecho de compartir con ustedes las vivencias de mi vida es un antídoto que me da hoy las fuerzas suficientes para mantenerme en la plataforma que, como alcohólicos, nos mantiene activos en la práctica de vivir veinticuatro horas sin sentir... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.