Revista

De la edición de Mayo-Junio 2011.

Un lento avance

Séptimo Paso: Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.

La otra noche me dirigía a un lugar poco santo donde a veces acudo como evasión. En el taxi de ida me encontré rezando: “Dios, no permitas que me pase nada malo. Tampoco quiero pelearme contigo. Sé que algunos comportamientos que tengo son egoístas y no me ayudan a crecer, pero no puedo (¿o no quiero?) dejarlos por ahora”. Esto tal vez represente un avance. Cuando era nuevo en el programa, mi vida estaba muy fragmentada, dividida en compartimientos. Tenía varias adicciones y compulsiones además del alcohol, que fui dejando atrás con la ayuda del programa y de los Pasos, de compañeros y consejeros espirituales que me fueron guiando.

-- Anónimo

New York, New York

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.