Revista

Mayo/junio 2011: De blanco y derrotada

Celebra muchos años sin beber pero pocos meses de paz espiritual

Aunque supe de Alcohólicos Anónimos a los 18 años de edad, no dejé la bebida. La cosa empeoró tanto que para poder casarme me emborraché la noche anterior, yo creía que así podría mantener mi promesa de casarme al otro día en la mañana.

Llegué a la iglesia vestida con el traje de bodas soñado por mí, pero bien cruda y muy pálida. Quise vomitar con el olor de las velas, el sol me mataba al enfrentarme con los invitados. Como mis lagunas mentales eran tan grandes, hoy tengo poca memoria de lo que sucedió, las fotos y los videos me ayudan a recordar un poco.

Al... Login to read more
Not a subscriber? Click here to subscribe.