Revista

De la edición de Mayo-Junio 2017.

Tan sólo unas copas

Antes de llegar a AA, tuvo que amanecer muchas veces en la calle

Tenía ventidós años cuando me quedé dormido por primera vez en la calle a causa de una borrachera. Cuando abrí los ojos, ya había salido el sol. Tendido boca arriba sobre la acera, en el centro de la ciudad de México, vi mucha gente caminando apresurada en ambas direcciones.

Entonces me percaté en dónde estaba y me levanté avergonzado pensando: “Qué dirá la gente de este pobre vagabundo”. Lentamente comencé a recordar los hechos de la noche anterior, que me habían llevado a este lamentable hecho.

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.