Revista

De la revista Noviembre 2017.

Bailando con mi esposa

Un día a la vez, las promesas se cumplen

El día de hoy no debo beber, es mi prioridad y la base de nuestro vivir. Qué difícil era para mí mantenerme sin beber por lo menos ocho horas, lo que duraba mi jornada de trabajo, y más difícil llegar a mi casa sobrio. 

Cuántas promesas le hice a mi familia, al iniciarse la semana: que los llevaría a las tiendas y les compraría infinidad de cosas con mi salario. Llegaba el día sábado y ya en la primera tienda, pensaba en tomar una cerveza para poder relajarme y premiarme por mi trabajo.

-- Ramón C.

Delano, California, USA

This is a preview. To view the full article, use the link below to begin a free 7-day trial!