Revista

De la edición de Noviembre-Diciembre 2017.

El secreto de una buena fiesta

Sólo una noche fue suficiente para entender y creer

Nací en el estado de Michoacán, México, crecí en una familia compuesta de once personas, mis padres y nueve hermanos. En la familia había mucho alcohol desde mis primeros recuerdos en todas las fiestas que celebrábamos había cervezas y vino. Las fiestas siempre terminaban en peleas y llantos, muchas veces yo no entendía lo que pasaba.

Cuando cumplí catorce años yo también, poco a poco, empecé a tomar cervezas. Cuando cumplí diecisiete años entré a los Estados Unidos. Me sentía muy solo y empecé a beber más, en las cantinas me sentía bien.

-- Héctor A.

Santa Rosa, California, USA

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.