Revista

De la edición de Enero-Febrero 2018.

El golpe de gracia

Muy cerca de la tragedia, encuentra un camino lejos del alcohol

Cuando bebía culpaba a todo el mundo por mis problemas y desgracias, pero defendía a capa y espada al verdadero culpable de mis calamidades. Mientras más me adentraba en el alcoholismo, todo seguía de mal en peor. Empezaron las peleas con mi esposa, con mis familiares, conmigo mismo y maltrataba psicológicamente a todo el que me rodeaba.

Comencé a sentirme solo: nadie me quería ni me entendía. En varias ocasiones me separé de mi esposa, acusaba a todo el mundo. No podía aceptar que el verdadero derrotado era yo. Cada día que pasaba me hundía más en la arena movediza del alcohol y era imposible salir.

-- Frank L.

Catex, Pennsylvania

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.