Revista

De la edición de Enero-Febrero 2018.

Emergencia: ¡Hay una nueva!

El café le quitó la resaca y la bienvenida la sorprendió

Mi nombre es Silvia y soy AA. Me quedé sorprendida cuando llegué a una junta de Alcohólicos Anónimos. Estaba en un período físico y moral horrible. Había logrado estar sin beber por ocho meses, por la única razón de no tener dinero.

Pensé que ya me había aliviado y comencé a beber diariamente, pero tuve una laguna mental y cometí muchas atrocidades. La señora que me vendía la cerveza me dijo que cuando tomaba me ponía muy mal, me sentí dolida, confundida, avergonzada. Ella me dijo que conocía a una persona que le había hablado sobre AA, y, que si yo quería, me lo podía presentar. Acepté de inmediato y el padrino me llevó al grupo “Cuarto Capítulo”, en Coachella, California.

-- Silvia C.

Delano, California, USA

Para leer el artículo completo usa el enlace para empezar los 7 días de prueba gratuita.